¿Cómo puedo ser prestamista?

gente firmando un préstamo

Los prestamistas son figuras muy importantes en todo proceso de préstamo, dado que son las personas que se encargan de la tarea esencial en la que se basan estos acuerdos, es decir, son los que prestan el dinero. Aunque lo más común es que un prestamista sea un banco o entidad financiera, en los préstamos particulares también pueden ser personas individuales, como un familiar o un amigo.

Por eso, cada vez más personas muestran interés en convertirse en prestamistas en Asturias o en la ciudad que sea y así poder ganar dinero a la vez que ayudan a personas que necesitan liquidez. Sin embargo, convertirse en prestamista también puede tener ciertos riesgos.

Si quieres saber qué es lo que supone hacerse prestamista, ¡sigue leyendo! Aquí te contamos todo lo que necesitas saber.

¿Por qué convertirse en prestamista?

Hacerse prestamista es una opción interesante para aquellas personas que disponen de cierta cantidad de capital ahorrada y no saben qué hacer con ella ni dónde invertirla. Es decir, convertirse en prestamista es una forma de invertir el dinero en un proyecto que te permitirá obtener grandes beneficios sin correr el riesgo de que el dinero pierda valor a causa de la inflación

Actualmente, es una de las formas de inversión más seguras del mercado para personas particulares.

Pasos para convertirse en prestamista

¿Quieres convertirte en prestamista? ¡Has llegado al lugar adecuado! En este artículo te contamos lo que deberías saber y hacia dónde deberías dirigir tus pasos en estos momentos.

personas firmando

1. Educación financiera

Los prestamistas son personas involucradas en procesos monetarios, así que es crucial tener una comprensión sólida de los conceptos financieros básicos. Esto incluye entender cómo funcionan las tasas de interés, los riesgos asociados con el préstamo y las leyes y regulaciones locales que rigen la industria crediticia. Informarte sobre estos temas te facilitará convertirte en prestamista, pero la educación financiera es importante en nuestro día a día también.

2. Objetivos claros

Prestar dinero es un paso muy importante, así que debes definir tus objetivos financieros y pensar qué estrategia de inversión te interesa seguir. ¿Cuánto riesgo estás dispuesto a asumir? ¿Qué tipo de préstamos deseas otorgar? ¿Tendrás un enfoque geográfico o serás prestamista más allá de tu ciudad? Responde a estas preguntas y piensa otras más. Cuanto más te informes y más investigues, más claros serán tus objetivos.

3. Crea un plan de negocios

Por mucho capital que tengas en estos momentos, debes recordar que el dinero que entre no será el mismo que saldrá, puesto que las devoluciones se hacen a plazos. Esto quiere decir que debes desarrollar un plan de negocios muy detallado que tenga esto en cuenta.

Por otra parte, en caso de necesitar más financiación para continuar con tu nuevo rol, debes pensar cómo los conseguirás. Asimismo, plantéate cómo evaluar a los prestatarios, los términos de tus préstamos y qué estrategia de cobro seguirás en caso de impago. Un plan de negocios bien pensado es esencial para el éxito a largo plazo.

4. Cumple con las regulaciones locales

La regulación de la industria crediticia puede variar según la ubicación geográfica. Es importante familiarizarse con las leyes y regulaciones locales que se aplican a los prestamistas, incluidos los requisitos de licencia y los límites de tasas de interés. Consulta tu caso con un abogado o un profesional legal para asegurarte de estar cumpliendo con todas las regulaciones aplicables.

5. Estudia el mercado

Estudia las empresas o proyectos del sector, de manera que puedas tener una visión amplia y clara de las opciones más interesantes: importe mínimo a invertir, plazo de la operación, modo de la devolución, comparación de rentabilidad, riesgos… Lo mejor es que investigues a la competencia e intentes mejorar sus ofertas.

Consejos para prestamistas

  • Piensa métodos para evaluar a los posibles prestatarios, establece términos de préstamo de base, aunque luego puedas modificar las cláusulas en cada concreto, y desarrolla una metodología propia para administrar los préstamos de forma efectiva. Es decir, piensa cómo harás el seguimiento de tus inversiones.
  • Diversifica tu cartera de clientes. En lugar de prestar grandes sumas de dinero a un solo prestatario, puedes optar por prestar montos más pequeños a varios prestatarios diferentes. Esto ayuda a reducir el riesgo y proteger tu inversión.
  • Aprende de tus experiencias. El proceso de convertirse en prestamista puede ser un aprendizaje constante y en ocasiones no será fácil. Evalúa regularmente tus préstamos y tu desempeño financiero. La clave para mejorar continuamente es aprender tanto de los éxitos como de los fracasos.

Requisitos para ser prestamista

Los prestamistas en España deben cumplir una serie de requisitos para poder ejercer como tal. Además de disponer de la suma de dinero suficiente para ello, o al menos de formas legítimas para conseguirlo, los prestamistas deben ser mayor de edad. 

Por otra parte, una vez decidan convertirse en prestamistas, deberán registrarse legalmente como entidad prestamista y enviar todos los documentos necesarios para identificarse de esta forma en adelante.